martes, 25 de marzo de 2014

THE FLIPPED CLASSROOM

Nuestro modelo pedagógico actual se basa en la explicación de unos contenidos durante la clase y el aprendizaje y asimilación de los mismos por parte de los alumnos fuera del aula, estudiando y practicando en su casa.


En mi opinión, este sistema tiene dos problemas. En primer lugar, al tener que exponer todo el contenido de la asignatura durante la clase, el profesor no tiene tiempo para profundizar, ni para dar algunas explicaciones particulares que atiendan a la diversidad de los alumnos. Además, en el momento en que el alumno está asimilando el contenido, cuando se le pueden presentar dudas sobre la materia, el profesor no puede atenderle, sencillamente porque no está a su lado.

¿Por qué no probamos a “darle la vuelta” a la clase? Hace ya un par de décadas, Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores universitarios norteamericanos,  se dieron cuenta de que los estudiantes frecuentemente perdían algunas clases por determinadas razones (enfermedad, por ejemplo). En un esfuerzo para ayudar a estos alumnos, impulsaron la grabación y distribución de sus explicaciones en vídeo. Además de solucionar el problema de los que no podían asistir, estos docentes se dieron cuenta que este mismo modelo permite que el profesor centre más la atención en las necesidades individuales de aprendizaje de cada estudiante.

Bergmann y Sams acuñaron el término “Flipped Classroom” para referirse a esta metodología. Con el paso de los años se ha terminado de desarrollar este sistema, dando lugar a un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos del aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula. Cuando los docentes diseñan y publican una “clase del revés”, el tiempo de clase se libera para que se pueda facilitar la participación de los estudiantes en el aprendizaje activo a través de preguntas, discusiones y actividades aplicadas que fomentan la exploración, la articulación y aplicación de ideas.

En resumen, la innovación educativa que supone este modelo, permite a los docentes dedicar más tiempo a la atención a la diversidad, proporciona al alumnado la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos de sus profesores y crea un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.

La introducción de las tabletas digitales en el sistema educativo facilita mucho la aplicación de esta metodología ¿Te atreves a “darle la vuelta” a tus clases?

miércoles, 12 de marzo de 2014

TORNEO ESCOLAR DE DEBATE

Permitidme que me salga en esta entrada de la temática del blog para contar una actividad en la que participé la semana pasada. Se trata del Torneo Escolar de Debate, una competición organizada por la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, en la que alumnos de ESO y Bachillerato se enfrentan para debatir sobre un tema previamente fijado.
El Torneo va ya por la V edición, y yo he tenido la suerte de participar en tres ocasiones. El funcionamiento es sencillo: la organización fija una pregunta meses antes del concurso, y los equipos han de llevar preparados sus argumentos para defender cualquiera de las dos posturas –a favor o en contra- ya que justo antes de debatir se sortea cuál de ellas les toca defender. Este año, la pregunta que se planteaba era: ¿deberíamos ser mayores de edad a los 16 años?

Los equipos que he presentado este curso estaban compuestos por chavales de 2º de ESO. Antes del Torneo hicimos con ellos una larga preparación, que incluyó tres sesiones con un profesional de la oratoria, trabajo de investigación, redacción de los discursos, simulacros de debates y una jornada de formación a cargo de la organización del Torneo de Debate.

Finalmente, llegó el gran día. El miércoles 6 de marzo por la tarde, los dos equipos de mi centro debatieron contra alumnos de otros colegios e institutos. El torneo tuvo lugar en el Instituto Santa Teresa de Jesús y, de los cuatro debates que disputaron, contra equipos con alumnos de dos o tres años mayores que ellos, los alumnos que presenté ganaron tres. A pesar de que finalmente ninguno de los equipos pasara a la fase final, la organización nos felicitó y reconoció que los de nuestro colegio han sido grandes equipos, que han ganado a equipos de 1º de Bachillerato. Eso, concluía el mensaje, debe crear motivación en ellos y la idea de que el esfuerzo tendrá su recompensa, pero no necesariamente a corto plazo.


Los alumnos se han quedado con ganas y prometen que, el año que viene, volverán a la carga. Y yo he vuelto a quedar encantado, tanto con los alumnos como con la organización, a la que desde aquí felicito públicamente. Este tipo de actividades siempre me reconcilian con la educación. 

UNA NUEVA METODOLOGÍA

En mis anteriores entradas me he referido a dos realidades: el cambio tecnológico que se está implementando en los colegios e institutos -que va acorde con el desarrollo de la tecnología en otros ámbitos de la sociedad- y la necesidad de que los estudiantes actuales adquieran nuevas destrezas.

Para conseguir que, mediante esa tecnología, se adquieran las nuevas destrezas, creo que habrá que ir avanzando paulatinamente en una metodología distinta. Si los maestros medievales tuvieron que cambiar la manera de enseñar cuando apareció la imprenta, también nosotros deberemos ir actualizando la educación del siglo XXI a las nuevas tecnologías.

Los que ya se hayan embarcado en la aventura del IPAD entenderán perfectamente que el profesor que intenta dar clase a unos alumnos que tienen una tableta entre las manos de la misma manera que lo hacía en la “era de los libros”, experimenta grandes dificultades. En cambio, quien adapta su didáctica a los nuevos medios e incluye entre sus objetivos la transmisión de las nuevas destrezas, consigue que la motivación de sus alumnos y los resultados académicos experimenten una mejora sustancial.


En mis próximas entradas expondré tres metodologías diferentes que pueden ser muy útiles para un profesor interesado en las nuevas tecnologías: The flipped classrom, el aprendizaje basado en retos o CBL y el trabajo por objetivos. Confío en que os gusten.